Trofeo Ramón de Carranza / Trekant Media

El Trofeo Ramón de Carranza cumple 65 años en este año 2019. 65 años de historia brillante y no tan brillante, de esplendor veraniego y de situar a Cádiz en el epicentro del mundo del fútbol cada verano.

El Trofeo Ramón de Carranza es sinónimo de innovar, ya que de la edición de 1962 se establecía por primera vez en un torneo la posibilidad de desempatar lanzando cinco penaltis después de la prórroga. El directivo cadista Rafael Ballester fue el inventor, aunque allá por 1970 hubiese un espabilado árbitro alemán que se colgase la medalla de este logro. 

Innovar, como ha sucedido en este año 2019, en el que el Trofeo Ramón de Carranza se juega por primera véz íntegramente con equipos femeninos y, por primera vez también, con un equipo británico.

Pero el gran ausente de la cita de este año será el Cádiz CF, que después de 42 años no jugará el Trofeo de su cuidad.

El Trofeo Ramón de Carranza nació en el año 1955 y no fue hasta el año 1977, después de que se consiguiera el primer ascenso a Primera División, cuando el Cádiz CF no jugó el que por entonces era el llamado 'Trofeo de los trofeos'.

Con Manuel de Diego de presidente y Enrique Mateos de entrenador, el Cádiz CF debutaba un 27 de agosto de 1977 en el Trofeo Ramón de Carranza, enfrentándose en la segunda semifinal del torneo al Inter de Milán, cayendo derrotado con el resultado de 1-2, siendo Paco Baena el autor del gol cadista que quedó para la posteridad.

En aquella edición el campeón fue el Atlético de Madrid, que venció en la final al Inter de Milán por 2-0; mientras que el Cádiz CF quedaba apeado a la cuarta posición tras caer derrotado por 3-5 ante el Vasco da Gama brasileño. Los goles amarillos de la final fueron anotados por Baena, Escobar y Miguel Ángel de penalti.

Ahora en 2019 no estará el Cádiz CF, pero será probablemente el Trofeo Ramón de Carranza más visto de la historia o uno de los más vistos, ya que hasta siete televisiones retransmitirán el evento.