«El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos». William Shakespeare

Cuando Cervera dio la alineación, un escalofrío recorrió la espalda del entrenador del Rayo. Como un ídem, Michel se apresuró a consultar -al alimón- el Calendario Maya (versión anotada), el tomo IV de los mejores auspicios del oráculo de Delfos y al primo de un astrofísico cuántico que trabaja en la NASA,   para descifrar tan enigmático arcano: que si un Cádiz sin lateral izquierdo; que si dos laterales derechos fijos discontinuos (como los parados de Cádiz); que si dos delanteros centros; que quién va a jugar por banda derecha; que si un pivote; que si un trivote… las castas el que no bote. Solo el santo Gafa, en su infinita sabiduría, sabía que no renunciar a su innegociable estilo era la forma de contrarrestar el joga bonito del Rayo Vallecano.

El Cádiz jugó una primera parte espectacular, con hasta dos claras ocasiones de adelantarse en el marcador antes del golazo de Trejo. Un golazo, sí, pero de papa, pues entra gracias a que rebota en Marcos Mauro porque ese balón iba directo a la terraza del 9° F del piso en calle Payaso Fofó nº 44.

Los hados quisieron  que los amarillos empataran en una contra marca de la casa que finaliza atento un David Barral recuperado para la causa, demostrando que el cañaílla tiene más peligro que un micrófono abierto en el set capillita de Onda Cádiz.  Dásela a Barral, que mete gol.

En la segunda parte el equipo se dedicó a  guardar la ropa más que a nadar, que está el agua muy fría y acechan los tiburones a estas alturas del campeonato. En los últimos minutos hubo más tensión que en la Familia Real haciéndose un retrato, pero sin claras ocasiones de gol.

Terminamos la Semana Santa más contentos que un ministro de Rajoy en un desfile de legionarios. Dos puntazos, ante dos de los mejores rivales de la categoría, que otorgan  licencia para soñar.

Restan nueve jornadas y el Cádiz depende de sí mismo para lograr el siguiente objetivo. De momento, seguimos en la pelea, en puestos de play-off, a dos puntos del ascenso directo y a cinco del séptimo clasificado. Vamos, chavales, que el destino está barajando las cartas. Hagan juego, señores.

 

José Manuel Ramos 'Pichili'
Colaborador de Radio Cádiz y Portal Cadista

portal cadiz soporte web robapaginas generico 640 x 480


trekantmedia banner

rosebud inicial

restaurantecandelaria 082016