«El mal no está en tener faltas sino en no tratar de enmendarlas». Confucio.

No le den más vueltas, Osasuna ganó el sábado a lo Cádiz C.F., o sea, con una ocasión, gol y a defender como cosacos el resultado. Derrota inmerecida, pero derrota a la postre. Dura lex sed lex, que dice el latinajo.

A estas alturas del campeonato a nadie le sorprende que la delantera cadista esté patrocinada por Paduana. Hasta cuatro delanteros centro se han fichado esta temporada y  entre los cuatro no llegan ni a la mitad de goles que marcó el que había el año pasado. En esta categoría el gol hay que pagarlo y, por lo visto, el tándem Pina-Cordero andaría ocupado en otros menesteres y no tuvieron tiempo de encontrar un delantero que garantizase goles. Esa es la diferencia entre el Cádiz y el resto de equipos candidatos al ascenso, que mientras que  todos tienen un delantero «hombre-gol» nosotros tenemos a delanteros «¡hombre, un gol!».

Bastaba esperar al supermercado de invierno para comprobar si la dirección deportiva  hacia una apuesta decidida por el ascenso reforzando convenientemente la plantilla, pero los fichajes realizados –que no jugaban en sus respectivos equipos- confirmaron que lo que se ha hecho es completar la plantilla para lograr cuanto antes el objetivo de la permanencia, así que huelga exigirle nada a un equipo que, con más o menos fortuna,  lo da todo en el campo y se mantiene contra viento y marea cuarto en la tabla.

La racha de resultados negativos obliga a que  el santo Gafa en sus misterios horrorosos haga cambios en busca del once ideal pero, de momento, estos no terminan de cuajar y lo único que se consigue es que el equipo pierda su identidad.

De las derrotas se aprende y de cara al futuro hay que  mirar pa Pamplona con optimismo. La reacción en la segunda parte tiene que servir de estímulo y ejemplo por el buen juego desarrollado y por las numerosas ocasiones creadas, demostrándose que hay vida más allá del patadón y tentetieso.

Se aprieta la clasificación pero el Cádiz mantiene intactas sus opciones, así que tranquilidad. Queda un mundo y rectificar es de sabios, de sabios equivocados. Y Cervera lo es.  

 

José Manuel Ramos 'Pichili'
Colaborador de Radio Cádiz y Portal Cadista

aytodecadiz luzdemar2018 digital v001 portaldecadiz togif robapaginas 300x300px

 trekantmedia banner

 

Café Bar El de Dentro - Restaurante

restaurantecandelaria 082016