Arximiro Rodríguez, presidente de la peña Rikitrí, señaló a este periódico que «la afición del Celta está dolida con la directiva del Cádiz por lo del año pasado y por eso el recibimiento no será bueno». «El domingo debemos demostrar nuestra repulsa por este acto. Puede que fuese legítimo, pero se inmiscuyeron de rebote en un partido que no fue contra ellos», añadió.

Begoña rodíguez, portavoz de la peña Sempre co Celta, se expresó en términos similares: «Imagino que la afición del Celta actuará por iniciativa propia, porque lo que pasó es algo que nunca se olvida. Después de la movida del año pasado el domingo habrá pitadas en Balaídos cuando salga el Cádiz».

Entre la plantilla muy pocos jugadores han opinado sobre el polémico asunto. El único que tuvo la valentía de mostrar su opinión y darle la razón a Muñoz fue Borja Oubiña, al afirmar que «pienso que el Cádiz hizo algo lógico y sin querer hacer daño. Sólo defendía lo suyo».
 
Fuente: www.lavozdegalicia.com.

trekantmedia banner

 

rosebud inicial