Airam Cabrera, con el Cádiz CF / Trekant Media

Con 39 goles, Airam Cabrera es el 15º jugador con más goles en la historia del Cádiz CF y una persona que emocional y sentimentalmente se encuentra muy vinculada con la ciudad de Cádiz. El delantero canario es actualmente futbolista del MKS Cracovia de la Primera División de Polonia y desde tierras polacas ha sido entrevistado por Tercer Equipo, donde ha repasado de sus recuerdos en el equipo cadista.

Las fases de ascenso fueron duras para un Airam Cabrera que vivió el lado más bonito y más duro del fútbol en el Cádiz CF. "No sé qué pudo faltar, me lo he preguntado mil veces en mi vida y aún no he encontrado una respuesta. Fueron dos de los palos más duros de mi carrera, sobre todo el segundo ‘playoff’ contra el Oviedo más incluso que perder con el Athletic de Bilbao B semanas después", comentó

Considera que la clave de ser goleador en el Cádiz CF fue "por mi forma de ser, soy un jugador que siempre he necesitado sentirme querido y ver que soy importante para el equipo y para el club; en el Cádiz CF fue así por eso estuve a un buen nivel. De los sitios donde jugué, donde mejor he rendido es en los equipos donde tuve continuidad, allí donde me han dado importancia y donde me he sentido valorado. En Cádiz tuve el respaldo del club y de los técnicos, tenía peso en el vestuario y me gustaba ese rol de líder, soy de esos que da voces a los compañeros".

Si tiene que escoger a uno de los entrenadores que tuvo, se queda con Raúl Agné y con su segundo, Rodri, porque "mi vida cambia con ellos, me enseñan a ver el fútbol y la vida de otra manera, me hacen ver cosas que hasta ese día no tenía ni idea, hasta ese momento veía el fútbol de manera equivocada y ellos me cambiaron. Gracias a ellos soy mejor a pesar de que a Agné se le ha achacado falta de psicología con el jugador pero él siempre te exigía y gritaba mucho y yo siempre me he sentido cómodo así".

De su relación con sus compañeros se queda con la que tenía con Juan Villar porque "lo englobaba todo, me entendía bien dentro y fuera del campo, incluso estuve en su boda, tenemos una buena relación a día de hoy. También me llevaba bien con Josete, con Andrés Sánchez, Mikel Martins y con Bernabé que no tenía ficha pero fue un gran apoyo para mí en una etapa difícil para mí en lo personal, él siempre estuvo ahí".

Con Jona admite que tuvo una "relación cordial de compañero de equipo como cualquier otro, sin más. Nunca hubo ningún problema, entre nosotros siempre bien, al menos por mi parte".

Actualmente, Airam Cabrera tiene la espinita clavada del Cádiz CF. "Me hubiese gustado que el club me hubiera hecho alguna propuesta, si hubieran querido contar conmigo lo hubieran hecho, al final me quedó esa espinita" y preguntado por su deseo de regresar es muy directo: "Ojalá. Es verdad que en el fútbol y en la vida hay etapas y la mía allí terminó hace un tiempo pero también hay segundas oportunidades, a mí me encantaría volver, de hecho me considero un cadista y un gaditano más, sigo al Cádiz en la distancia, soy un ‘picado’ del Carnaval…Estoy abierto a lo que pudiera pasar y me haría mucha ilusión regresar".

De Manuel Vizcaíno guarda muy buen concepto, ya que "es una persona espectacular, que ha dado mucho al club. 

También apunta a que Cádiz cambió su vida porque "fue la mejor decisión de mi vida ir a esa maravillosa ciudad. De hecho, mi novia, que es una persona muy importante en mi vida, es de allí y la conocí gracias a ir a Cádiz".

Una anécdota que cuenta Airam Cabrera a Tercer Equipo es precisamente que "cuando fui con la afición a celebrar un gol y uno de ellos me ofreció algo digamos ‘ilegal‘ (risas)".

 

trekantmedia banner

 

rosebud inicial