Déborah Fernández / Trekant Media

La entrenadora del Cádiz CF Virgili, Déborah Fernández, ha informado a la Junta Directiva, miembros del cuerpo técnico y jugadores que no podrá continuar como responsable técnica del club gaditano de fútbol sala para la próxima temporada 2020-2021.

Déborah Fernández se hizo cargo del banquillo del Cádiz CF Virgili el 26 de diciembre de 2019, llegando a dirigir ocho encuentros que se tradujeron en cinco victorias (ante Jerez Futsal, CD Victoria Kent, Sporting Constitución, Atlético Carranque y CD Nazareno Dos Hermanas) y tres derrotas (CD El Ejido, CFS Pinatar y Peligros FS).

El presidente del club, Pablo Isorna, ha querido agradecer personalmente a Déborah Fernández estos meses de vinculación aportando su experiencia como entrenadora y le ha tendido la mano a continuar ligada al proyecto presente y futuro como asesora deportiva de la entidad.

Déborah Fernández Morillo (Cádiz, 1975) como jugadora pasó por el Taberna Andaluza de Granada, Universidad de Sevilla, Club Nazaret de Jerez y Cádiz FSF, llegando a ser internacional con la Selección Española absoluta.

En los banquillos se inició como preparadora física del Caja San Fernando de Jerez y también pasó por diferentes banquillos de selecciones andaluzas Juvenil y Cadete masculina, para posteriormente ser la segunda entrenadora del CD Virgili FS en Segunda División, con Juan Carlos Gálvez como técnico del equipo gaditano. También ha entrenado a diferentes equipos femeninos de fútbol sala como el CD FSF Playas de Cádiz, CD Isleño San Fernando FS, el combinado de la Universidad de Cádiz o la Selección sub-21 Andaluza Femenina, de la que fue entrenadora en la temporada 2017-2018, para posteriormente dirigir al equipo Femenino del Cádiz CF Virgili hasta mediados de la 2018-2019; y por último ha dirigido al primer equipo del Cádiz CF Virgili.

Déborah Fernández ha escrito la siguiente carta de despedida de su etapa como entrenadora del Cádiz CF Virgili:

Con estas palabras quisiera despedirme como entrenadora del Cádiz CF Virgili.

Desgraciadamente ha sido una etapa muy corta, pero puedo asegurar que ha estado llena de buenos y muy positivos momentos, sentimientos, ilusiones, sensaciones... que hacen que me sienta muy orgullosa de haber pertenecido a esta gran familia que es el Cádiz CF Virgili.

En estos momentos cuestiones personales hacen que no pueda dedicar el tiempo necesario para entrenar un club de esta categoría, y aunque me duela mucho, lo mejor es dejar paso a otro compañero.

Deseo agradecer a Pablo Isorna y su directiva la confianza que depositaron en mí para continuar su proyecto. Al cuerpo técnico y jugadores por la fantástica acogida que me han dado y su magnífica actitud en todo momento. 
A toda la afición de la que siempre he sentido su calor. Y a todos los medios de comunicación por su disposición y trato recibido. Evidentemente no puedo olvidarme de mi familia, mi marido Juan Carlos y mis hijos Luca y Luna, que me han facilitado esta bonita experiencia.

Así que sin más, desear todo lo mejor al Cádiz CF Virgili para que siga dándonos tantas alegrías como lo ha venido haciendo desde hace muchos años.