El Cádiz lo había intentado de todas las maneras durante la primera parte. Por dentro, por fuera, con fútbol de toque, con juego directo… pero no había forma de abrir la lata del marcador ante el Nástic. Los aficionados en Carranza veían cómo su equipo se afanaba por poner cerco a la portería rival sin éxito. Los que estaban en Carranza y los que también seguían el partido fuera de allí, como en la sede de la Peña Cadista de Traca en Valencia, que precisamente fue inaugurada la pasada semana.

Llegaba el minuto 52 y el Cádiz tenía a su favor una falta cerca de la frontal. Era la que todo lo cambiaría. Aitor García hacía que Dimitrievski tuviera que estirarse para mandar el balón al travesaño, pero Barral fue el más listo para llegar al lugar del rechace y llevar la alegría a todos los cadistas del planeta. Y, minutos más tarde sería Alvarito García el que convertiría esa alegría en verdadero delirio amarillo.

En Valencia se vivió a lo grande, como muestran los vídeos que grabaron en esos dos grandes momentos de ayer.

 

alcances 2017 
trekantmedia banner

 

Café Bar El de Dentro - Restaurante

restaurantecandelaria 082016

ekggourmet 082016

 Escuela Deporte Cádiz

 Opticalia Ro&Man