Quantcast
A Cervera le preocupa una posible "desconexión mental" del equipo

La semana ha transcurrido con normalidad para el Cádiz y los esfuerzos se han centrado en reconocer errores en partidos pasados y en la búsqueda de soluciones. Álvaro Cervera, en la rueda de prensa previa al choque ante el Barça, hablaba de cómo habían sido estos últimos días. “La semana empezó mal, desanimada. Los primeros días siempre son tristes, hablamos mucho, sacamos conclusiones, luego la cosa va avanzando intentando dejar las cosas malas atrás y ya a preparar el partido ante el Barcelona, que sabemos qué partido vamos a jugar. Ahora a esperar que no nos pase lo que nos ha pasado hasta ahora, que hasta el desastre del Athletic con el que no me había encontrado otro igual, intentar competir bien, que no nos marquen pronto”. Y es que, para el técnico cadista “este equipo tiene el problema de que cuando recibes el primer gol, se te hace un mundo. Intentamos entonces cambiar la forma de jugar y ahí es cuando el equipo se hace irreconocible y todo se va al traste”. Cree que a los de Koeman hay que “intentar defenderles bien, tener ocasiones en ataque porque ellos dejan muchos espacios, pero que el partido no esté acabado en el minuto 40 o 50 como nos ha pasado últimamente”.

Que el FC Barcelona fuera vapuleado en casa por el PSG en Champions no es algo significativo para Álvaro Cervera con respecto a lo que espera este domingo. “Lo que estamos viendo es que hay diferentes niveles. En Barcelona ha recibido un duro palo en Europa pero ahora se enfrenta a un equipo de nuestra liga, al Cádiz, un equipo que lo está pasando mal, que le cuesta, que lleva varias derrotas seguidas. El Barça estará mal después de esa derrota, pero para el nivel nuestro es un equipo que tiene la confianza de que va a poder ganar fácil y que será un partido más cómodo de los que han tenido”.

Espera cosas diferentes a lo que se vio en la primera vuelta en Carranza. “Ahora el Barça centra balones, no como en la primera vuelta. Seguramente habrá que hacer un partido parecido aquí. Nos meterán en nuestro campo, pero tendremos nuestras opciones y, si se equivocan, si estamos como no estamos últimamente para robar y ganar los duelos individuales, será parecido al de la primera vuelta. En ese siempre estuvimos en el partido, tanto empatando como ganando y no como últimamente que con 1-0 o 2-0 ya ves que es imposible”.

No cree que el equipo haya dejado de creer en lo que hace. “No lo he pensado. No es algo que te lo digan. Es más, yo creo que el problema nuestro es cambiar. No tengo esa sensación y, si fuese así, tendríamos un problema porque yo soy mejor de la manera que sé hacer las cosas y no voy a cambiar. Tendríamos un problema porque puedo cambiar alguna cosa, pero mis equipos siempre van a ser siempre parecidos, a no ser que algún día entrene a un equipo que no pueda jugar así por el tipo de jugadores y demás. Pero este me ha demostrado que puede jugar así y sé que jugando a otras cosas nos equivocamos más que acertamos”.

Insiste en que todo tiene un inicio mental. “Para arreglar el tema mental lo que hay que hacer es ayudar, hablar, aunque cuando se habla demasiado tampoco es bueno. Cada uno que se dé cuenta, yo el primero, de lo que se está fallando”. Sobre si ese cansancio mental también habría llegado a él a tenor de que se le nota más apagado en sus intervenciones, aclaraba que “entiendo la pregunta, pero no es normal que llevemos cuatro derrotas, nos hayan metido quince goles y que yo salga en una rueda de prensa contento, alegre y poniendo excusas por todo. Pues estoy más alicaído que otras veces, más triste y es normal porque estás preocupado. Ponemos armas para cambiar esto, confianza la tengo en que lo vamos a sacar. Si lo analizas ya al detalle, el día del Sevilla el primer balón que te tiran es gol, ante la Real es igual y hasta esos momentos el equipo estaba yendo bien. Pero a partir de ahí el equipo se deshace. El del Atlético es ante un gran equipo que te puede ganar y el que te hace realmente daño es el del último día. Esa es la impresión mía, yendo muy al detalle. Lo que tenemos claro es que no podemos cambiar cuando nos metan un gol, porque cuando cambiamos parece que no somos de la categoría. Tenemos que intentar que los que nos pongamos por delante seamos nosotros”.

Ve probable que haya podido haber una desconexión en ese sentido después de la primera vuelta. “El equipo parecía cansado, pero para mí no lo estaba. Parecía poco solidario, muy abierto, eso fue lo que nos pasó. Lo que no nos pasó nunca. Hemos hablado eso, tenemos que mejorarlo. Para mí no depende del físico sino de lo mental. De los 24 puntos, de la tranquilidad que daba eso. Esto no es como un interruptor que apagas y enciendes. Aquí, una vez que apagas, encender cuesta muchísimo. Hemos apagado y no nos hemos dado cuenta que 24 puntos no nos va a salvar y nos está costando”.

Lo que sí tiene claro es que hay que mantener el foco de atención en el próximo partido y no mirar a los que llegan luego ante equipos en teoría más asequibles y que comparten objetivo con el Cádiz. “Eso es muy traicionero. Nosotros ahora tenemos el partido de Barcelona y tenemos que intentar sacar algo ahí. Saber que es difícil pero no imposible, que se puede hacer un buen partido, que se puede competir y se puede sacar algo. Que los otros partidos tendrán una doble intención por el rival y por los puntos en juego, pero eso no dice que lo vayas a ganar. Entonces, tenemos que ir al primero, recuperar a la gente porque tenemos que tener opciones para que el equipo sea sólido. Eso no nos asegura ganar pero sí tener más opciones”.

deportesbernal 12092020

¿Desea anunciarse en Portal Cadista? Escríbanos (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

trekantmedia banner