Cádiz CF / Trekant Media

El regreso del fútbol conllevaba el tener que jugar partidos cada 72 horas y el Cádiz parece que está pagando en exceso ese esfuerzo físico que tienen que realizar sus jugadores. Álvaro Cervera en rueda de prensa previa al partido ante el Elche hablaba de ese problema. “Yo soy de la opinión de que en Segunda División no hay jugadores que puedan aguantar jugar partidos domingos y miércoles más de dos semanas. Hay otros entrenadores que tienen otra opinión e incluso jugadores que creen que ellos lo pueden jugar todo. La prueba es que nosotros tenemos nueve bajas”.

Las rotaciones son especialmente necesarias e, incluso, que haya jugadores que solamente jueguen la mitad de los partidos. “Hay que dosificar a los jugadores para que puedan jugarlo. Tienen que jugar todos, hay que hacer cambios en los descansos para que el equipo se mantenga fresco. Hay que dosificar a los jugadores, pero creo que nosotros estamos teniendo un hándicap y estamos teniendo muchas bajas”.

Tanto es así que el técnico cadista cree que “el que guarde la calma y tenga más suerte con las lesiones, el que sepa dosificar mejor a los jugadores será el equipo que estará arriba”.

Es cierto que existe la posibilidad de contar con jugadores de la cantera, pero eso también tiene inconvenientes que hay que ponderar. “El problema de los canteranos es que estamos en una situación límite. Poner a un canterano es un poco osado porque no podemos poner a la espalda de los canteranos el futuro del equipo. Pero, si hay que ponerlos, se ponen”, explicaba el entrenador.