Estadio de La Rosaleda, de Málaga / Trekant Media

Desde antes incluso que comenzara la competición y en los últimos días del mercado veraniego, el Málaga CF ha estado en el candelero futbolístico español por motivos extradeportivos. La imposibilidad de poder inscribir la totalidad de jugadores al estar obligado a reducir de manera urgente su límite salarial y el descontento de la afición con los responsables institucionales ha marcado el inicio de competición del conjunto costasoleño.

Además los resultados tampoco le han acompañado y es uno de los cuatro equipos que ocupan los puestos de descenso directo. Esta semana tendrá varias bajas ante el Cádiz ya que Adrián González no podrá estar por sanción y se une a las de aquellos que han sido llamados por su selección como Juanpi, Munir, Mikel Villanueva y Keidi Bare.

Unas circunstancias que podrían hacer pensar en que al Cádiz se le presenta un partido menos complicado de lo habitual, pero en estos casos ya está comprobado que cualquier atisbo de confianza puede pagarse muy caro. Sin ir más lejos están los partidos de la pasada temporada de un desahuciado Reus que quitó más de un punto antes de ser retirado de la competición. El Málaga CF cuenta con jugadores de calidad que, sin ningún tipo de dudas, van a darlo todo para intentar doblegar a un Cádiz líder.

Los de Cervera tienen más de un aliciente, además de seguir aumentando su racha, la de vencer en La Rosaleda trece años después. Los tres últimos compromisos en la categoría de plata se han saldado con una derrota y dos empates.

trekantmedia banner

 

rosebud inicial