Dentro de las acciones que la Real Federación Española de Fútbol está desarrollando para unirse a la celebración del Día Internacional de la Mujer, el Comité Técnico de Árbitros de la RFEF ha decidido que todos sus colegiados de Primera División, masculina y Femenina, y de Segunda División usen un silbato violeta en los partidos de la próxima jornada.

Bajo el lema #PitamosTodos, los árbitros españoles se suman a impulsar el papel de la mujer en todos los ámbitos, y especialmente, en el mundo del deporte y del fútbol. En la actualidad, todos los encuentros de la Primera División Femenina están dirigidos solo por mujeres, con un total de 22 árbitras principales y 22 árbitras asistentes. En categoría regional, ya son más de 650 árbitras las que están federadas y el objetivo es seguir aumentando esa cifra cada temporada. 

Esta acción se une a la campaña #QueloHagaElla presentada ayer y que pretende destacar la relevancia de la mujer en el mundo del fútbol, utilizando de manera crítica clichés de tintes machistas y dando la vuelta a acciones que aún se relacionan con perfiles masculinos.

La campaña está protagonizada por la Seleccionadora Sub 17, Toña Is, que llevó a España a obtener el primer mundial de la historia del fútbol femenino; la jueza única de competición, Carmen Pérez González; la vicepresidenta de Integridad, Ana Muñoz; la Seleccionadora de la Absoluta Femenina de Fútbol Sala, Claudia Pons, responsable de conseguir para España el primer Europeo de esta disciplina; árbitras como Marisa Villa, Observadora Arbitral de la UEFA, instructora de FIFA, con responsabilidades en el CTA y Amanda Sampedro, capitana de la Selección Absoluta femenina.