Rober Correa / Trekant Media

Entrenamiento a puertas cerradas para el Cádiz CF y tras el mismo era Rober Correa el jugador que atendía en rueda de prensa a los medios de comunicación presentes en El Rosal. El lateral cadista era preguntado por el partido de la pasada jornada ante Osasuna, un equipo que considera que “es como nosotros cuando jugamos en casa. Es complicado ganarle en su casa. Lleva mucho tiempo sin perder allí. Jugando en su casa con el empate la gente se vino arriba y no se vio al Cádiz de otras veces. Nos crearon más de lo que suelen crearnos porque nos suelen crear poco. Se vio un partido de un nivel altísimo en el ataque. No hay disculpas, hay que apretar, tenemos que seguir siendo el equipo compacto de siempre”.

Es cierto que al equipo le faltó esa solidez de otros días, algo que el pacense cree que lo ha podido causar el parón navideño. “El míster ya lo conocemos, prioriza el orden y lo que puede ser este equipo. Vienes de un parón. La gente no es que venga a su bola, pero es verdad que no se viene con la concentración de cuando estás jugando semana tras semana. Ya pensamos en el Granada y a ganar. Al final era el mismo once del día del Depor. A lo mejor vinimos diferentes de vacaciones y nos despistamos un poco. Tenemos que estar ordenados y salir cuando podamos. En la liga tienes que perder partido, ojalá los que se pierdan sean como este, contra Osasuna en su casa y haciéndole ocasiones. Ahora tenemos que competir contra Granada”

Evidentemente lo que menos le gustó de ese último partido fue la cantidad de ocasiones que el rival creó. “Cada vez que me he enfrentado a Arrasate siempre he visto bien trabajado su sistema. Veníamos con la moral alta y al final te das cuenta que cada equipo en su casa es complicado ganarle. Se hacen fuerte, meten mucha intensidad, jugaron bien y les salió un gran partido. Ellos crearon muchas ocasiones y eso es lo único que no nos gustó”.

Ahora hay que pensar en el siguiente encuentro. “Cuando en Segunda coges una racha muy buena te vienes arriba y cuando pierdes te puede pasar, al contrario. Hay que estar tranquilo, descansar y llegar lo mejor posible a este partido contra el Granada”.

Un rival que viene como líder a Carranza y del que no se guarda un buen recuerdo del cierre de temporada pasada. “Ellos hicieron su trabajo, yo también lo habría hecho, si hubiera sido al revés yo habría jugado igual. Fue una putada quedarte fuera del playoff, te entraron ganas de decir que se calmaran porque no se jugaban nada. Era un partido más, se limpió la imagen de que los futbolistas cuando no se juegan nada se dejan ir y nosotros lo que tenemos que hacer es pelear por ganar”.

Llega el mercado invernal y sabe que eso conlleva movimientos en los vestuarios. “Son unas fechas que odio con todas mis fuerzas porque hay equipo que los beneficia y otros que los desestabiliza. Sale gente, no sabes quién va a venir. Vamos a decirle al que venga que esto es una familia, somos una banda, pero son momentos complicados porque la gente está a la expectativa. Si el Cádiz se refuerza bien puede estar ahí, si sigues con las ideas claras, puede pelear”.

Acaba contrato el próximo 30 de junio y espera poder renovar. Sin embargo y hasta que la decisión del club llegue, se mantiene tranquilo. “Yo solo me centro en jugar, hacía tiempo que no disfrutaba tanto como aquí estoy muy contento. No puedo pedir más y que pase lo que tenga que pasar. Ahí está Óscar, está el presi, que son los que deben decidir. Yo me dedico a trabajar lo máximo cada semana y si viene la renovación estaré muy feliz y si no, pues me dolerá en el corazón no seguir aquí”.