Sin duda no ha sido un verano difícil para él. Hablaba también sobre lo ocurrido en el mercado estival. “Lo pasado, pasado está. Si contara lo que me ha pasado me llevaría tres días aquí. No puedo decir nada porque hay gente que ya no está aquí que por h o por b. Yo tenía la palabra de alguien y no se ha cumplido. Hay que pensar en el presente y trabajar día a día para el bien mío y del equipo”. Una de esas personas que ya no está es Juan Carlos Cordero. “Tenía muy buena relación con Cordero, al principio de verano me puso las cosas fáciles. Me dijo que pasaba una cosa o pasaba otra y antes de sentarme con él no estaba. No puedo recriminarle nada porque ya no está aquí”.

En su momento se habló de una oferta del Eibar, aunque el sanluqueño confirma que hubo alguna más. “La verdad es que hubo más equipos interesados. Mi situación es complicada porque yo no vengo de un grande, y ahora un contrato de primera me salva la vida a mí, la de mi familia, y entonces cuando pones a un lado lo que ganas y lo que pierdes y si te tienes que ir lejos te tienes que ir por el bien de todo. El fútbol son diez años y después nadie se acuerda de ti. Tu gente cercana es la que más sufre, para lo bueno y para lo malo. Con 27 años que tengo, un contrato de primera me salva la vida”.

Esa situación vino provocada por lo que desde el club se le prometía. “Me habían prometido salir a un equipo de Primera o mejorar las condiciones. Ahora no ha habido acercamiento por ningún lado. Por el bien mío y del Cádiz espero que se solucione, no tengo que hablar tema de renovación con Óscar, de eso se encarga mi representante”. Una situación en la que se ha visto perjudicado. “Me duele que el mal parado he sido yo. Eso es lo que más me duele. Con Cordero no terminé de hablar y con Óscar no he hablado. Nos sentaremos a hablar”. Espera que todo acabe bien en ese sentido. “Me he llevado un chasco grande y espero que se solucione, pero no sé cómo se puede solucionar”.

En su momento el presidente aseguró que el Cádiz no iba a negociar por el traspaso de Salvi y se remitía a la cláusula. El jugador en ese sentido reconoce que esperaba otra cosa. “Entendería que reclamaran mi cláusula como club, pero después de hablar lo que hablamos me llevé un palo bastante grande a parte de no haber subido y haber renovado. He estado un tiempo en el que no he estado. Llevo un mes trabajando fuerte porque casi que no hice pretemporada y el jugador se debe al club pero se pasa mal”.

Cree que por el momento solo hay que ir pensando en ganar cada encuentro “para conseguir el colchón de la salvación lo antes posible y ahora mismo olvidar otras cosas. Mi objetivo es llevar al Cádiz a los 50 puntos cuanto antes, y mejorar mis números. Si puedo jugar con el Cádiz pues muchísimo mejor. En el fútbol puede pasar cualquier cosa y no tengo ni idea de si puede ser mi último año en el Cádiz”. Entiende además que algún aficionado pueda pensar que se haya equivocado. "Hay que respetar también al que no entienda mis decisiones. Tengo que respetar al aficionado porque no puedo hacer nada contra él porque es quien lleva al Cádiz lo más alto. No son los jugadores es la afición".

trekantmedia banner

rosebud inicial

restaurantecandelaria 082016