La mejor noticia para Acuña y el Cádiz llegó al poco de iniciarse el juicio. Tal y como sospechaban los letrados cadistas, la FIFA ocultó un anexo al artículo 26 de la reglamentación que rige los fichajes de menores de 18 años a partir del 1 de julio de 2005. Según parece, en ese añadido a la norma figura una excepción en el caso de los equipos que hubieran solicitado el tránsfer de los futbolistas antes del citado 1 de julio. Entonces se tendría en cuenta la normativa de 2001, que serviría de atenuante y podría jugar a favor de los gaditanos.

"Lo que queda claro aquí es la mala fe de la FIFA y la buena fe del Cádiz", indicó Javier García Marichal. "Esto ha sido una herramienta más que sumar a nuestra defensa y que ha contribuido a que nos llevemos una buena impresión".

Mañana, el tribunal, formado por el suizo François Carrard (presidente); Massimo Coccia, italiano; y José Juan Pintó, español, enviará un comunicado al Cádiz notificándole la fecha en que se pronunciarán de una manera definitiva sobre si Acuña puede o no jugar en la presente temporada.

Martín José García comentó ayer, todavía desde Ginebra, algunos aspectos anecdóticos relacionados sobre un juicio que se prolongó por espacio de seis horas. Entre ellas, destacó el sentido del humor gaditano del que dejó constancia el conocido empresario gaditano que da empleo a Blanca Caballero, madre de Acuña. "El tribunal le preguntó que si cuando llegó Blanca a Jerez él fue a buscarla al aeropuerto y éste le contestó sin pensar: ¿yo a recogerla? ¿qué se cree que yo soy taxista? Hasta los jueces se tuvieron que reír".

La madre del futbolista puso la nota sentimental al romper a llorar en los momentos finales del juicio y declarar que "lo que le están haciendo a mi hijo no es justo. Yo gano en España tres veces más de lo que recibía en mi anterior empleo en Paraguay y fui a Cádiz buscando mejorar nuestra calidad de vida".

El psicólogo Carlos Guillén Gestoso, catedrático de las universidades de Cádiz y Bolonia, también aportó su grano de arena a la causa argumentando que el estado anímico del futbolista está empeorando por no poder jugar y que el espíritu de la norma, que habla de velar por el bienestar de los menores, no se cumple en absoluto.

Antonio Muñoz, presidente cadista, habló nada más terminar el juicio con sus enviados pero no quería lanzar las campanas al vuelo. "Hay que ser prudentes, pero que duda cabe que sería una buena noticia poder contar con Acuña. No es fácil encontrar un punta y nosotros lo tenemos".
 
Fuente: www.diariodecadiz.com.

trekantmedia banner

 

rosebud inicial